Mi perro sufre cuando se queda solo

Que el perro es una animal social es algo evidente. Los perros no sólo disfrutan de nuestra compañía, sino que su vida está incompleta si no se sienten parte de un grupo social, si es con humanos, mejor. Pero esto no quiere decir que tenga que sufrir de forma desmedida cuando toca quedarse solo en casa.

Como las personas, hay perros que llevan la soledad de una forma más normalizada que otros. Puedes ver vídeos en los que los perros cuando se quedan solos se divierten a lo grande, incluso hacen cosas «no permitidas» cuando sus dueños están presentes, como subir al sofá o las camas.

Pero también, y de forma más habitual de lo que debiera, podemos ver y escuchar casos de perros que pasan un auténtico calvario cuando están solos. Y sus dueños no lo pasan mejor que ellos.

Desde llantos desconsolados a casas destrozadas, puertas arañadas y sofás rotos, y lo peor, llegando a hacerse daño a sí mismos.

Desgraciadamente, en perros adoptados nos encontramos con problemas añadidos: algunos llevan tiempo viviendo en la calle o en cheniles en los que están mucho tiempo solos, y en los que no adquieren normas básicas de convivencia como por ejemplo los hábitos higiénicos (pipí y popó).

A esto se suma que en algunos casos cogen un excesivo apego a su nuevo guía, debido a la inseguridad de una nueva vida a la que no están acostumbrados.

¿No le gusta estar solo o Es ansiedad por separación?

No todos los casos de perros que sufren cuando están solos en casa se deben a la ansiedad por separación. Y no toda la ansiedad que sufren nuestros perros se debe a la separación.

Puede que tu perro, recién llegado a casa, y sin hábitos de convivencia en un hogar, necesite un periodo de adaptación y unas rutinas bien construidas a las que aferrarse para sentirse seguro. Y cuando se sienta seguro, dejará de sufrir.

Un perro adoptado necesita adaptarse también a recibir amor y cuidados

Imagina que te mudas de casa a una vivienda compartida de la que no tienes llaves. Y tu compañero se marcha sin decir nada. Seguramente al principio lo pases mal, ya que no sabes cuántas horas vas a estar encerrado allí o si te quedarás de por vida. Pero si tu compañero repite el mismo horario todos los días, sabrás cómo organizarte para salir y entrar y dejarás de pasarlo mal.

La inseguridad despierta emociones negativas en el perro, por eso es importante aportarle desde el principio unas rutinas y una educación de calidad, creándole un hábito saludable al cual aferrarse incluso cuando está solo.

También puede que tu perro, tras ese largo tiempo abandonado, sufra de ansiedad. No importa si debido al antes, al durante o al después. Sufre de ansiedad, por separación o no.

Estamos demasiado acostumbrados a ver etiquetada la ansiedad junto al término «por separación» y a focalizar en ella todos los problemas que tiene un perro cuando se queda solo en casa.

Pero lo cierto es que un perro que sufre ansiedad, normalmente la sufrirá en otros momentos de su vida, no exclusivamente al quedarse solo. Lo que pasa es que estas situaciones se dan con menor frecuencia o con menor intensidad, y son más difíciles de identificar.

Para estar seguro de que tu perro sufre ansiedad, lo mejor que puedes hacer es consultar a un buen profesional en educación y comportamiento canino. Y empezar a trabajar hoy.

Todos los perros tienen que aprender a estar solos

Da igual si tu perro es un bebé cuando llega a casa o es adulto. Todos los perros necesitan aprender a gestionar correctamente la soledad.

Para ellos, como para los niños, es frustrante el quedarse solos en casa. Se sienten inseguros, aburridos, tristes. Pero no es el fin del mundo. Es algo normal en la vida de todos, humanos y perros, pasar por ratos sin compañía.

Y no es más que eso: gestionar de manera correcta una situación incómoda para que no altere tu estado de ánimo y aprender a normalizarla y a que forme parte de tu vida como las situaciones alegres y felices.

No le haces un favor a tu perro pensando que la solución es no dejarlo solo nunca, o intentar encontrar alternativas a que se quede en casa, porque esta situación al igual que otras más crudas incluso, debe aprender a manejarla para ser feliz.

Cuando son cachorros, los perros (como otros animales, incluídos nosotros), pasan por una fase de hiperapego a la madre, lo cual es un mecanismo de defensa: si son demasiado valientes y se alejan de su mamá pueden estar en peligro.

Pero esta fase acaba, para que el individuo sea capaz e independiente por sí mismo. La misma mamá llega un momento en que rechaza a los cachorros, en un intento de animarlos a que se independicen.

Curiosamente, los perros pueden reflejar ese apego en su humano, que, como ama profundamente a ese ser adorable que parece tan indefenso en una sociedad tan «humana», se siente bien de tener a ese pequeño apegado a él como si fuera el único ser del mundo.

Y está bien tener apego con nuestros perros, claro, pero hay que superar esa fase de «mamitis» y animarlos a que exploren el mundo por sí mismos y a ser independientes y capaces. Y esto incluye momentos no agradables como la soledad.

En perros abandonados, se produce un hiperapego a veces en perros adultos. De repente descubren el amor que esconde una caricia o una palabra dulce, y se quedan enganchados de ella. Angelitos. No nos merecemos el amor que nos ofrecen.

Pero para que tu perro sea feliz, debes construir un vínculo de calidad basado en el amor y el respeto, una amistad de verdad, pero no gracias a la dependencia emocional. Porque entonces no es amor. Lo estás alentando a ser totalmente dependiente de ti. Y eso no es bueno para él. Y lo sabes.

Cómo fomentar su independencia

Lo primero que debes hacer es dejar de sufrir tú y actuar.

Entiende que quedarse solo forma parte de su aprendizaje, y requiere esfuerzo y paciencia.

Es normal, sea adulto o cachorro, que llore un poco la primera vez, que rasque un poco la puerta para intentar ir contigo…Está claro que si pudiera elegir, no sería esa la situación ideal.

Pero esto no debe hacer que tú lo pases mal o que hagas un drama de la despedida de tu perro, como si estuvieras castigándole con tu ausencia. No hagas una despedida de película.

Lo mejor que puedes hacer es ofrecerle un entretenimiento de calidad para el rato que va a quedarse solo: un juguete de inteligencia, pequeños juegos de olfato, algún hueso para morder. Y que se sienta cómodo: su cama, agua fresca, sus juguetes.

Está bien que reserves algún juguete de inteligencia favorito para cuando está solo (un Kong, un Ovni, un hueso rellenable) que sea resistente y no tenga peligro de tragárselo entero o en partes.

Y no dramatices: distráelo con su juguete, y cuando esté entretenido, le dices «hasta luego» y te vas.

Lo que nunca debes hacer es reñirle por pasarlo mal. De nada sirve que si se pone detrás de la puerta, le estés gritando al otro lado para que se calle. Tampoco (y esto lo he escuchado como recomendación más de una vez) tienes por qué darle menos cariño cuando estás con él con idea «de que te eche menos de menos».

Disfruta de tu perro, cómetelo a besos, acarícialo y dile lo mucho que lo quieres, claro que sí. Y si lo pasa mal, lo consuelas. Tú eres su apoyo en cada duro momento.

Es más efectivo que le digas que se tranquilice, que no pasa nada, a que te enfades, te pongas nervioso (y él más nervioso aún) y le regañes por sufrir.

Pero si crees que la situación se te va de las manos, si es excesivo el sufrimiento de tu perro o los destrozos, es mejor que te plantees acudir a un profesional que os ayude a superar este bache.

La ansiedad se puede tratar

Los antiguos protocolos de trabajo con perros se centraban en tratar cada problema por separado, minimizando en lo posible el impacto de ese problema en concreto en el dueño y en el perro.

Afortunadamente, se ha avanzado mucho en el estudio del comportamiento canino y las líneas de actuación son distintas.

El protocolo de trabajo El Perro Valiente en concreto, del cual te voy a hablar ya que es el que sigo en mi trabajo, se centra en preparar al perro para que tenga, por sí mismo, armas para enfrentarse a las situaciones que le generan ansiedad.

No se trata de tratar la ansiedad «por separación», es conseguir que tu perro reconozca una situación que le produce ansiedad y sepa enfrentarse a ella y resolverla por sí mismo.

La visita al veterinario, el rato de espera en la peluquería canina, un viaje en tren son situaciones que pueden generar ansiedad en tu perro. ¿No es maravilloso saber que puedes minimizar el padecimiento de tu perro en todas las situaciones?

Este sistema de trabajo se basa en el programa El Gato Valiente de Kendall, pensado para niños con problemas de ansiedad.

Es un protocolo de entre ocho y doce sesiones en las que se entrena la capacidad del perro para afrontar situaciones difíciles para él que le generan ansiedad, sea la situación que sea, convirtiendo a tu perro en un Perro Valiente.

Y el Perro Valiente NO TIENE ANSIEDAD.

Este protocolo de trabajo no es exclusivo para perros que sufren al quedarse solos, es más, ni siquiera tiene por qué ser exclusivo para perros que sufren ansiedad.

Porque es un programa que les prepara para la vida, para su parte dura, para los imprevistos. Es un programa para que tu perro tenga la capacidad de ser feliz. A pesar de todo lo demás.

Todos pueden ser un Perro Valiente

De forma ideal, a un perro desde cachorro hay que proporcionarle estímulos positivos y negativos en cantidad suficiente como para que sea capaz de afrontar diferentes situaciones en diferentes entornos sin que se vea desequilibrado emocionalmente.

Pero en perros adultos adoptados, desconoces su origen, cómo ha pasado su periodo de impronta y socialización, y qué estímulos ha recibido, o si le han dejado huella negativa.

Es por esto que puede ser a veces más difícil su adaptación al nuevo hogar y la nueva familia, al ser una situación tan reconfortante como estresante.

Puede ayudarlo a afrontar mejor el paso del camión de la basura, y no tiene por qué sufrir el día que va a la peluquería, aunque sea un par de veces al año

Por tanto, incluso si tu perro es inseguro o algo miedoso, puedes plantearte trabajar con él El Perro Valiente, y aportarle las herramientas necesarias para poder disfrutar a tope de la vida.

*Iconos diseñados por Freepik from www.flaticon.es. Gracias a rawpixel.com / Freepik por la bella imagen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.